Entrevista en Radio San Borondón.

IU tiene dos almas en estos momentos, una que es consciente de la necesidad de la unidad y la otra que sigue anclada en el pensamiento del partido clásico, que piensa que por sí solo puede crecer, dijo

ImageAudio de la entrevista

El politólogo y activista social, Carlos Martínez, miembro de Construyendo la Izquierda, reflexionó de este modo sobre la marcha de los procesos de unidad de las izquierdas en el Estado español y recordó a las dirigencias de las diferentes organizaciones políticas que afrontamos una etapa histórica que requiere altura de miras y tener en cuenta a tantos miles de ciudadanos que respaldan la unidad.

Explicó que el pasado 15 de julio se produjo una importante reunión en Madrid en la que se debatió sobre la unidad de la izquierda, un encuentro en el que estuvieron presentes representantes de Izquierda Unida, Construyendo la Izquierda-Alternativa Socialista, Frente Cívico, Izquierda Anticapitalista, Socialismo 21, además de otros movimientos sociales, en lo que supuso la continuidad de la puesta en común realizada en el encuentro Desde Abajo celebrado hace algunas semanas.

Explicó que en este encuentro quedó clara la necesidad de potenciar la lucha antineoliberal, aunque se trata del inicio de un trabajo que como es lógico está aún muy verde. Al respecto, dijo que alguno de sus compañeros que asistieron al encuentro expresaron en la organización la sensación de que IU, que es la fuerza alternativa mejor posicionada, está planteándose un mayor crecimiento propio y llevar en cierto modo el protagonismo de la actual situación socio-política.

Tras mostrar su sorpresa por esta posición irracional que se puede estar planteando en el seno de IU, dijo que si en esa formación tienen claro que están creciendo tanto en intención de voto ciudadano, deben tener claro que eso ocurre porque hay mucha gente, que no forma parte de IU y sí de otras organizaciones sociales y políticas, que han puesto de manifiesto su intención de apoyarles si hay unidad.

Al respecto, recuerda también que cuando se hacen ese tipo de encuestas, las preguntas están muy cerradas y las opciones son mínimas, luego dentro de las opciones que se presentan la que aparece como alternativa es IU, lo que no es óbice para que sea cierto que esa formación experimenta su mejor momento político, tras lo que no se explica que si IU está creciendo en sus expectativas electorales, no lo haga en el mismo sentido en número de militantes, algo que tendrán que preguntarse en el seno de la organización.

Martínez recuerda que en estos momentos hay miles de españoles movilizados en las diferentes mareas y movimientos sociales y sindicales existentes, todo un caldo de cultivo de miles de activistas hartos del actual sistema bipartidista, por eso se deberían cuestionar por qué esos miles de ciudadanos indignados no han entrado en la organización de IU, luego llama a la reflexión, a tener altura de miras y a tener en cuenta a tantos miles de ciudadanos que respaldan la unidad de las izquierdas.

Desde su punto de vista, IU tiene dos almas en estos momentos (lo que no quiere decir que esté dividida), una que es consciente de la necesidad de la unidad, de construir un bloque antineoliberal, y la otra que sigue anclada en el pensamiento del partido clásico, que piensa que por sí solo puede crecer y que ha llegado a pensar que se trata de la Syriza española, lo cual es un error.